4 consejos para cuidar las suculentas

El cultivo de suculentas puede ser una gran introducción a la jardinería, ya que pueden ser fáciles de cultivar. Sin embargo, conviene saber cómo cuidar las suculentas, ya que el exceso de agua y la falta de luz pueden matarlas.

Uno de los aspectos más interesantes del cultivo de suculentas es la increíble variedad de formas y colores disponibles. Si compras a un proveedor especializado, tendrás la más amplia variedad, que podrás exponer en un alféizar soleado, un banco de invernadero o un invernadero.

1. Regar con moderación

Las plantas suculentas han evolucionado para hacer frente a la sequía. Esto significa que no necesitan ser regadas con tanta regularidad como otras plantas de interior, y que pueden llegar a sufrir un exceso de riego. Para la mayoría de las suculentas, la regla es regar sólo desde la primavera hasta el otoño, y dejar que el abono se seque entre los riegos.

Sin embargo, algunas suculentas tienen requisitos de riego más específicos; por ejemplo, los lithops deben regarse raramente, y sólo a partir del final de la primavera, después de que sus hojas viejas hayan muerto. Compruebe siempre las necesidades de riego de sus suculentas antes de regarlas.

2. Proporcione mucha luz

La mayoría de las suculentas prosperan en un lugar seco y bien iluminado. Algunas se desarrollan mejor a pleno sol. Sin embargo, otras, como la Haworthia truncata, se desarrollan mejor en una posición ligeramente sombreada. Compruebe siempre los requisitos de crecimiento de cada suculenta antes de comprarla. Es más, si tu suculenta no está contenta en un lugar concreto, prueba a cambiarla de sitio para ver si le va mejor en otro.

3. Cubrir el abono con mantillo

Añadir mantillo a las macetas de suculentas mejora el aspecto árido y evita que el compost húmedo entre en contacto con las hojas, lo que puede hacer que se pudran. Utilice gravilla de horticultura, conchas u otro material seco. Aplícalo cuidadosamente con una cuchara y cubre todo el compost.

4. Proteger en invierno

La mayoría de las suculentas son tiernas y necesitan ser trasladadas al interior durante el invierno. Lo ideal es trasladar las macetas a un invernadero o conservatorio. Algunas suculentas pueden dejarse fuera en un lugar protegido (bajo un alero/junto a una pared), pero envolviendo la maceta con papel de burbujas sólo para protegerla de las heladas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Subir

Utilizamos cookies para seguridad de nuestros lectores y mejor experiencia al usuario en nuestra web.