10 Trucos que utilizan los supermercados para obligarte a comprar

Estos trucos de los especialistas en marketing le hacen gastar dinero en el supermercado sin que te des cuenta y en en cosas que no tenía la intención de comprar:

1. Despertar el apetito

Los sentidos son los aliados más activos de los especialistas en marketing. Cuántas veces le han dicho al mundo: "No vayas con hambre a las tiendas", Porque cuanto más quieras comer, más innecesario comprarás. Pero incluso si no tiene hambre, los supermercados tienen una variedad de formas de abrir el apetito.

Por ejemplo, el olor de los productos recién horneados ha demostrado ser excelente: tienta al comprador a gastar más. La iluminación correctamente expuesta funciona bien: los productos de la vitrina se ven festivamente brillantes, jugosos y emocionantes.

Pero una de las formas más poderosas de inducir la salivación y la necesidad que la acompaña de comprar algo para masticar son las muestras gratuitas. En primer lugar, huelen, atraen y quieres comprarlos. En segundo lugar, habiéndose tratado gratis, comienza a sentirse obligado a agradecer a la tienda. Si no obtuvieras esta salchicha para degustar, ni siquiera la recordarías. Y ahora lo tienes en tu cesta. Y, por supuesto, en el cheque.

2. Hipnosis con música

Escuchó música alegre en el supermercado: active la atención al máximo. Las melodías se lanzan a un ritmo vertiginoso donde es importante incrementar el número de ventas. Estudiar el uso de música de fondo para afectar el comportamiento de los compradores de supermercados Metro demuestra que la música enérgica provoca que los compradores compren de forma espontánea .

Por otro lado, la música lenta también es un truco. Almacena composiciones especialmente seleccionadas con un ritmo mucho más lento que la frecuencia cardíaca promedio. Esto hace que la gente permanezca más tiempo en las estanterías, pase más tiempo en el área de ventas y, como resultado, compre más. Y más en casi un 30%. Para protegerse de tales influencias de la música, compre con auriculares.

3. Esquema de colores

Las personas son "atraídas" a las tiendas, cuyas paredes y entrada desde el exterior están pintadas en colores cálidos: rojo, naranja, amarillo. Pero en el interior, la situación del color está cambiando: los tonos fríos en el interior, azul y verde, hacen que los clientes gasten más. Las tiendas decoradas en tonos azul verdoso, los clientes dejan un 15% más de dinero que en aquellas cuyas paredes y estantes están pintados en colores cálidos.

4. Tarjetas de descuento y programas de fidelización

¿Crees que las tarjetas de descuento están hechas para tus ahorros? Esto es parcialmente cierto. Pero no todos ellos. La tienda ahorra mucho más en los titulares de tarjetas de fidelización por diversas razones. La tarjeta de descuento lo vincula a un supermercado específico. Al elegir entre dos tiendas absolutamente idénticas, probablemente irá a la que tiene un programa de fidelización.

Si alguna vez ha recibido ofertas individuales como "Compre chocolate por 200 dólares y obtenga un 15% de descuento", ya sabe de qué se trata. Por supuesto, la oferta parece rentable. Pero es rentable, en primer lugar, que la tienda que te promocionó compre más dulces de los que estás acostumbrado.

La tarjeta te incita a gastar más. Muchos supermercados otorgan puntos por cada dólar gastado en su red. Posteriormente, estos puntos se pueden convertir en dinero pagando los puntos acumulados en la caja. ¿Es rentable? Por un lado, sí. Por otro lado, tú mismo no notas cómo la tienda te obliga a gastar más para acumular cargos más preciados.

5. Atraer mercancías

"Compre 10 unidades por solo 99 dólares" Es un buen truco de marketing. Muchas personas caen en esa oferta, como resultado, comprando más productos de los que necesitan. También hay manipulaciones más sutiles. La tienda ofrece un producto popular a muy buen precio. Por ejemplo, carne en la temporada de barbacoa o un paquete grande de pañales de marca. Esto es un cebo.

Un producto rentable se promueve activamente para que los compradores busquen un supermercado en particular. Pero si ya ha entrado en el mercado de compra de carne o pañales, ¿por qué no comprar algo más? Es en estas compras adjuntas que la tienda realiza el pago. La ganancia que pierde con el cebo se compensa con el dinero extra que los clientes dejan en el supermercado.

6. Productos complementarios

Entras en la tienda por un paquete de las galletas saladas favoritas de tu hijo. Y junto a él, en el mismo estante, encuentras bombones y malvaviscos para niños, piensas y arrojas los tres productos a la cesta. Así es como funcionan estas combinaciones.

Algunas combinaciones son obvias, como champú y acondicionador. Algunos son más delgados, como platos de plástico desechables y bonitas servilletas de papel. Nos parece que decidimos comprarnos las servilletas nosotros mismos. De hecho, su compra supuestamente espontánea se predijo de antemano.

7. Envases en los que los alimentos se deterioran rápidamente

El pan fresco a menudo se vende en bolsas de papel. Pero no es práctico: el pan en un paquete de este tipo se secará rápidamente y tendrá que ir a la tienda nuevamente. Este es también uno de los trucos de marketing. Por eso, después de regresar del supermercado, trate de reempacar sus compras para que se mantengan frescas el mayor tiempo posible.

8. Bienes con valor agregado

Los supermercados juegan con los precios, elevando al nivel de los ojos aquellos productos que usted desea vender especialmente y bajando los productos baratos que no son rentables para la tienda casi al nivel del piso. El efecto de los "nueve mágicos" está muy extendido, cuando un producto con un precio de 199 dólares parece ser una compra más rentable para los compradores que un producto por 200 dólares.

Los productos se venden bien, lo que explica a los clientes por qué deben consumirse. Por ejemplo, un producto puede estar etiquetado con el ícono "Cultivado en nuestra área, lo que significa que traerá ganancias a nuestros agricultores".  Otra opción son los productos con recetas que se pueden preparar a partir de ellos. Parecen más prácticos para los compradores y, por tanto, el nivel de sus ventas es mayor.

9. Bolsas ecológicas de marca reutilizables

Bolsas reutilizables ecológicas en lugar de bolsas: ¡una ingeniosa estrategia de marketing! Primero, tienen marca: las cadenas minoristas colocan sus logotipos en ellos, convirtiendo a los clientes en anuncios ambulantes. En segundo lugar, hacen que los clientes confíen en el supermercado: "Bueno, se preocupa por el medio ambiente" Y tercero, aumentan el cheque promedio.

Cómo llevar sus propias bolsas de la compra conduce a cuidarse a sí mismo y al medio ambiente, lo que demuestra que los compradores con bolsas ecológicas de marca gastan más. Imbuidos de preocupación por la naturaleza, primero prefieren productos naturales y orgánicos más caros, y luego, ya en la caja, se abastecen de productos poco saludables como recompensa por su propia virtud.

10. Mostradores en las cajas registradoras

En la caja, los especialistas en marketing colocan cosas pequeñas caras y no siempre necesarias: chocolates, caramelos de gelatina en paquetes de colores brillantes, helados, toallitas húmedas, geles desinfectantes para manos, condones, etc. La expectativa es que usted, cansado de tomar decisiones en el piso de negociación, se relaje en la caja y se compre (o no menos cansado que usted, un niño) una recompensa. Y funciona.

Las pequeñas cosas en los mostradores de las cajas registradoras pueden considerarse una preocupación de la tienda para el comprador: por lo que es posible que olvide que necesita toallitas húmedas, ¡y están ahí! Pero si regresara al piso de negociación, encontraría servilletas similares a un precio una vez y media más bajo. Es inconveniente regresar, por lo que compras mercadería a un precio inflado, volviéndote nuevamente proveedor para las tiendas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Subir

Utilizamos cookies para seguridad de nuestros lectores y mejor experiencia al usuario en nuestra web.